< Regresar a opinión

Noviembre 2015 | Cultura by @CarlosZapienMX | 0 comments

Vive la France!



*Carlos Zapién

Hemos visto con horror las imágenes de los ataques perpetrados en Francia, específicamente en París y en el area de Saint-Denis y un centro de espectáculos que se llama Bataclan. Los reportes hablan de mas de 150 victimas de este ataque terrorista: personas inocentes que se encontraban disfrutando el fin de semana sin imaginarse lo que sucedería poco después.

Los responsables del atentado son extremistas islámicos; el grupo ISIS (siglas que comúnmente identifican al Estado Islamico), quienes bajo el nombre de la religión atacan sin piedad y sin distinción a hombres, niños y mujeres, especialmente contra los cristianos y los chiitas. Llevan a cabo una “limpieza cultural”, destruyendo símbolos de la humanidad (las destrucciones de la tumba del profeta Jonás y la de San Jorge, la demolición de la ciudad de Nimrud). Tambien ejecutan a periodistas, trabajadores humanitarios y a cualquier persona que rehuse a convertirse al Islam. Este grupo terrorista ha usado la tecnología para mostrar al mundo el estilo brutal de su actuación, ya sea destruyendo sitios históricos o realizando ejecuciones en masa.

La intención del grupo es de crear, al estilo del Imperio Otomano, un califato en toda la región musulmana y buscan la expansión hacia otros territorios. Muchos ciudadanos europeos de tendencias yihadistas y de ascendencia árabe, se han integrado a este grupo debido, en gran parte, a la falta de oportunidades en los países europeos y a la discriminación de la cual son víctimas en sus lugares de residencia.

Debido a la inestabilidad de la región, Europa ha experimentado una avalancha de refugiados, quienes han encontrado asilo en Alemania, Francia, Austria. Varios de estos países han abierto las puertas - de manera limitada - a dichas personas, quienes han sufrido el rechazo y la marginación de varios sectores de la sociedad local. Varios analistas han externado su preocupación al notar una falta de control sobre los miles de inmigrantes, entre quienes pueden existir “infiltrados”, adeptos a los grupos terroristas.

En la historia reciente, los franceses sufrieron de gran manera los estragos de la Segunda Guerra Mundial, siendo ocupados por la Alemania nazi. Gracias al apoyo de los países opositores a las Potencias del Eje y a la tenacidad de la Resistencia Francesa, la Francia de Charles de Gaulle salió avante del conflicto, pero esa generación quedó marcada por la humillación y el sufrimiento de una guerra nunca antes sentida en su propio territorio.

La actual generación francesa ha experimentado, con el atentado de la noche de hoy, un ataque a los principios fundamentales de la República Francesa: Liberté, égalité, fraternité. Libertad, igualdad, fraternidad: palabras que deben resonar y que deben ser practicadas por cualquier democracia que se jacte de serlo. Los ataques contra Francia no son solamente ataques contra un país: son un atentado y una agresión contra los principios que rigen a nuestra sociedad occidental.

Como sucedió en el último gran conflicto mundial, los países y los ciudadanos debemos estar unidos ante la adversidad y debemos defender nuestros ideales. ¿Será posible que los gobiernos encuentren un punto de entendimiento y comprendan el significado de la frase United we stand, divided we fall ? Esa frase debe ser aplicada por todos los actores sociales para enfrentar a los elementos extremistas que están desestabilizando la paz y la armonía del mundo. Recordemos: la unión hace la fuerza.

Hoy tenemos en nuestros pensamientos a las víctimas de tan atroz acontecimiento, esperando que los verdaderos culpables y no grupos inocentes paguen por los crímenes cometidos contra la humanidad.

Vive la France!

*Carlos Zapién, tenor de origen cajemense, es fundador y director artístico de Ars Vocalis México y director artístico de Cathedral Concert Series en Tucson, Arizona.