Una opinión escrita hace año y medio

Esta opinión la publiqué a mediados del 2017. No cabe duda que la violencia y la inseguridad siguen presentes en todo el país. Ojalá y las cosas cambien.

Cajeme NO es el infierno 

Los acontecimientos que han estado sucediendo en Ciudad Obregón son, en gran parte, el resultado de la atención que la sociedad en conjunto no le ha otorgado a las jóvenes generaciones. 

Muchas personas culpan al gobierno de la situación que prevalece en el municipio, sin ver que lo que sucede en #Cajeme no es culpa total del gobierno, tanto del actual como los anteriores. 

La culpa es de todos. ¿Ejemplos? Van: el chofer del autobús urbano, que sintoniza estaciones de radio que promueven "canciones" que constituyen una apología del delito, el servidor público que pide "moches" al ciudadano con tal de evitar problemas o molestias mayores, los medios de comunicación, quienes idiotizan a la juventud, mostrándoles las "bondades" de la vida criminal, la falta de atención de los padres de familia, quienes, en muchas situaciones, no se interesan por inculcar sólidos valores humanos a los hijos, la falta de salarios dignos, de trabajos formales bien remunerados. Me queda claro que hay más ejemplos que contribuyen a la situación en la que nos encontramos y que ustedes pueden compartir en los comentarios. 

El gobierno podrá incrementar el número de vigilantes para aminorar la ola de violencia, pero les garantizo que esa reducción será pasajera, puesto que dicha acción no ataca la raíz del problema. En cambio, si aunado al programa de vigilancia, el gobierno implementa un programa social, que sea a largo plazo, y que esté encaminado a sensibilizar a los jóvenes cajemenses, entonces podremos hablar de un plan integral de rescate para Cajeme. Un buen programa cultural puede contribuir a sensibilizar a nuestra sociedad. 

Sería muy irresponsable pedirle al gobierno que solucione todos los problemas que nos aquejan; es más: no debemos estar atenidos a lo que el gobierno haga o no haga. Como ciudadanos preocupados por el futuro de nuestro entorno y el de nuestros seres queridos, debemos hacer un esfuerzo para concientizar a los niños y jóvenes, a que la vida justa, recta y próspera se logra en base al trabajo arduo, al estudio, a la generosidad y al respeto hacia los demás. Todo eso no se lo podemos pedir al gobierno. Eso tampoco se adquiere en la escuela. Eso se aprende en casa. Está en nosotros mismos inculcar esos valores a las futuras generaciones de cajemenses. 

La #cultura es una herramienta valiosa para recuperar la #PazenCajeme, en #Sonora y en #México. Trabajemos en conjunto para solucionar los problemas. Pongamos el ejemplo.

Leave a comment

    Add comment